LA MIRADA DE FERNANDO BUELTA

Todos tenemos espacios que nos contienen, que nos calman, que nos cobijan, que nos dan confianza. Son nuestros hábitats, y en ellos atesoramos recuerdos, utensilios, amuletos, cachivaches…, son mudos testigos del discurrir de nuestras vidas.

A veces viene bien aferrarse a los objetos, al tacto, a los olores, nos transportan al universo de la infancia, cuando guardábamos nuestros pequeños tesoros en esa caja de la que nunca nos separábamos.

En este mundo tecnológico y virtual, en el que los diarios ya no son de papel y los amigos y la economía viven en una nube, viene bien tener algo físico que tocar, algo diferente de un smartphone o una tablet, algo que se arrugue o que se oxide, algo que podamos dejarnos olvidado en un cajón para poderlo encontrar más adelante, algo que llevar en el bolsillo del pantalón, para agarrar cuando estamos nerviosos o preocupados y que pueda amarillear cuando el tiempo vaya pasando…

De esto nos habla Fernando Buelta en “ENSERES”, en su sastrería de Lavapiés lleva 40 años acumulando un sinfín de objetos, algunos tienen una clara utilidad práctica, otros simplemente le acompañan desde hace mucho tiempo y guardan en su interior instantes congelados de memoria.

Centenarios e imprescindibles, algunos casi mágicos…, nuestra mirada se posa un momento sobre ellos, después nos sacudimos el polvo y continuamos camino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: